202015Nov

Las notificaciones por estrados de las autoridades tributarias y sus efectos

El concepto notificar significa dar noticia de algo, comunicar formalmente a su destinatario una resolución administrativa; una notificación es la acción de notificar.

Para dar a conocer sus resoluciones administrativo-tributarias (SAT, IMSS, INFONAVIT) acuden al procedimiento establecido en el Código Fiscal de la Federación, específicamente a los numerales 38, 134, 137 y 139; en el diverso 134 establece las modalidades o formas con las cuales las autoridades pueden comunicar formalmente sus decisiones, siendo la fracción I la que establece que deberán ser personalmente aquellas que puedan ser recurridas; es decir, aquellas decisiones que tienen relación con la notificación de un crédito fiscal derivado de la detección que realiza la autoridad en uso de sus facultades de comprobación o de verificación de incumplimiento de obligaciones del contribuyente o patrón según sea el caso, deberán ser en el domicilio del contribuyente, con el interesado o su representante legal.

Por otro lado la fracción III del citado artículo establece la posibilidad de notificar por medio de estrados, este último término históricamente había sido utilizado en los procedimientos judiciales y se conoce como Lugar de un juzgado, de audiencia o del Tribunal donde, para conocimiento general, se colocan edictos de citación, emplazamiento o notificación dirigidos a litigantes en rebeldía o a interesados que carecen de representación en las causas.

Pues bien, la notificación por estrados en materia administrativa había sido raramente utilizada siendo que desde hace algunos años estaba fijada conforme lo disponen las normas:

Artículo 139 fracción III

Por estrados, cuando la persona a quien deba notificarse no sea localizable en el domicilio que haya señalado para efectos del registro federal de contribuyentes, se ignore su domicilio o el de su representante, desaparezca, se oponga a la diligencia de notificación o se coloque en el supuesto previsto en la fracción V del artículo 110 de este Código y en los demás casos que señalen las Leyes fiscales y este Código.

Artículo 139. Las notificaciones por estrados se harán fijando durante quince días el documento que se pretenda notificar en un sitio abierto al público de las oficinas de la autoridad que efectúe la notificación y publicando además el documento citado, durante el mismo plazo, en la página electrónica que al efecto establezcan las autoridades fiscales; dicho plazo se contará a partir del día siguiente a aquél en que el documento fue fijado o publicado según corresponda; la autoridad dejará constancia de ello en el expediente respectivo. En estos casos, se tendrá como fecha de notificación la del décimo sexto día contado a partir del día siguiente a aquél en el que se hubiera fijado o publicado el documento.

Las normas anteriores son claras en relación a que las notificaciones de actos que sean definitivos, pues al tratarse de resoluciones que pueden causar un perjuicio deben ser de manera personal; debe apersonarse el notificador en el domicilio del contribuyente y en caso de no encontrar al interesado o su representante legal dejar citatorio para que espere al día siguiente o bien para que acuda ante las oficinas de la autoridad dentro de los siguientes 6 días hábiles siguientes; luego entonces si el contribuyente no es localizado, el notificador está obligado a levantar acta circunstanciada de ese hecho, solo después de ello la autoridad competente deberá resolver publicar mediante estrados; contrario a lo anterior las autoridades están utilizando de manera obscura dicho tipo de notificación ya que por el solo hecho de que se apersone el notificador y a la primera equivocación de información que le proporciona el personal del contribuyente, resuelven indebidamente que se trata de un contribuyente o patrón no localizable.

Lo anterior resulta grave ya que al publicarse la resolución de la autoridad mediante estrados, a través de la página o portal electrónico, transcurren 15 días sin que el contribuyente se entere, el crédito fiscal adquiere firmeza, es decir; se considera que el contribuyente queda expuesto a que se inicie el procedimiento coactivo o forzoso con el que cuenta la autoridad para cobrar dicho crédito fiscal, aún más grave es que señalan las cuentas bancarias para que sean inmovilizadas las cuentas, todo ello hasta que el pagador de contribuciones se entera por medio de la institución bancaria y no por las autoridades, con las molestias que de lo anterior se genera; no obstante que existen medios de defensa, desafortunadamente los daños no se reparan tan pronta y fácilmente.

Así las cosas, lo recomendable es que habrá que instruir al personal de recepción de su empresa para que no se niegue a recibir ninguna notificación proveniente de las autoridades tributarias, es preferible aclarar o atender esas notificaciones.