72016Abr

SAT debe considerar acreditamientos procedentes al fincar crédito fiscal

Recomendación 44/2015 de la PRODECON.

En fecha 2 de diciembre  de 2015 la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON) da a conocer en su página de Internet la Recomendación 44/2015 relativa la determinación de un crédito fiscal por parte de la autoridad, omitiendo la aplicación de saldos a favor o acreditamientos a que el contribuyente tiene derecho.

En el asunto en cuestión el contribuyente interpone queja en contra del Servicio de Administración Tributaria (SAT) toda vez que le determinó crédito fiscal por concepto de Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) e Impuesto sobre la Renta (ISR), derivado de la revisión del ejercicio 2010.

En la determinación del IVA, el contribuyente aplicó, en la declaración normal, saldos a favor de meses anteriores. En el caso del IETU, el contribuyente originalmente acreditó contra éste, el ISR efectivamente pagado del ejercicio.

En la revisión que realiza el SAT, al determinar el crédito fiscal, no considera los acreditamientos aplicados en las declaraciones normales referidas anteriormente.

Los argumentos vertidos por el contribuyente principalmente son:

  • Respecto al concepto de IVA que le fue determinado, señaló que la autoridad no consideró el saldo a favor que acreditó en periodos anteriores.
  • Respecto al concepto de IETU, y en términos de lo previsto por el artículo 8 de la ley del referido impuesto considera que la autoridad debió tomar en cuenta el ISR que pagó en ese mismo ejercicio.

Por su parte la autoridad medularmente argumenta:

  • Cuando se emitió la resolución sólo contaba con un papel de trabajo del calculó de IVA por el ejercicio 2010 en el que el contribuyente señaló había aplicado saldo a favor en periodos anteriores.
  • Respecto al concepto de IVA señaló que aún y cuando los documentos aportados cumplen con lo establecido en el CFF (art 29 y 29-A) se debe verificar la autenticidad y veracidad de la información a través de compulsas y solicitud de información a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
  • Que por esas razones está imposibilitada para pronunciarse sobre la procedencia de los saldos a favor.
  • Respecto al concepto de ISR señaló que el acreditamiento se materializa cuando se lleva a cabo el pago y por tal motivo no es la autoridad competente para llevar a cabo el acreditamiento.

Los anteriores argumentos, a juicio de la PRODECON, transgreden los principios de Legalidad, Seguridad y Certeza Jurídica en razón de que si bien es cierto el contribuyente tiene la obligación de autodeterminar sus contribuciones, en el asunto en cuestión, la determinación derivó de las facultades de comprobación ejercidas por la autoridad, y en ese orden de ideas, resulta evidente que le correspondía verificar el acreditamiento de saldos a favor de IVA declarados por el contribuyente, lo cual no ocurrió; por el contrario, ante hallazgos mínimos consideró que el contribuyente omitió IVA y en base a ello le determinó crédito fiscal en cantidad histórica, siendo que su obligación era analizar los saldos a favor acreditados por el contribuyente.

Sirve de apoyo y en forma análoga el criterio sustantivo número 26/2013/CTN/CS-SPDC que medularmente señala  “por regla general corresponde a los contribuyentes disminuir de su utilidad fiscal determinada las pérdidas fiscales de ejercicios anteriores, so pena de perder el derecho de hacerlo con posterioridad, dicha regla general no resulta aplicable en aquellos casos en los cuales la determinación del resultado del ejercicio se llevó a cabo por parte de la autoridad al ejercer sus facultades de comprobación”.

Ahora bien respecto a la diferencia determinada por concepto de IETU, la autoridad no consideró el ISR a favor del contribuyente, situación que a juicio de la Procuraduría resulta ilegal toda vez que no es obstáculo para que el acreditamiento del referido impuesto se materialice al momento de realizar el pago, por lo que de  haberse acreditado ISR no resultaría diferencia y en consecuencia, tampoco se haría una determinación desproporcional del crédito fiscal.

De lo anterior se desprende que al momento de determinar un crédito fiscal, la autoridad debe considerar y aplicar los saldos a favor o los acreditamientos que por derecho corresponden al contribuyente.

Por lo anterior, la Procuraduría en su recomendación sugiere a la autoridad dejar sin efectos la resolución determinante.