242016Ago

Sujeto que robó con arma de juguete podría ser amparado por fallas al debido proceso

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) podría ordenar la reposición del proceso de un sujeto que robó un taxi y amenazó al conductor con una pistola de juguete. Esto de acuerdo al proyecto realizado por el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, en el que se detallan diversas fallas al debido proceso, tales como la obtención de pruebas ilícitas y la negativa de facilitar al inculpado los datos de su defensa.

La historia de este caso comenzó en 2014 en las calles de la Ciudad de México, cuando el sujeto en cuestión abordó un taxi. Una vez que éste comenzó el recorrido el ahora quejoso sacó un arma de color negro, la cual utilizó para amenazar y obligar al conductor del transporte a pasarse al asiento trasero. Fue entonces que el asaltante comenzó a conducir a alta velocidad lo que provocó que chocara la unidad.

Tras el choque, se abrió una de las puertas traseras del vehículo, lo que permitió que el conductor del taxi pudiera huir del lugar. Pasos más adelante el taxista encontró a dos elementos a bordo de una patrulla, los cuales lo auxiliaron y lograron detener al asaltante, al cual se le encontró el arma color negro, la cual se descubrió era una simple replica de juguete.

Por estos hechos el sujeto fue condenado por el Juez Décimo Séptimo de lo Penal en el Distrito Federal a una pena de siete años de prisión por el delito de robo calificado a través de violencia moral. Sin embargo el sujeto promovió un juicio de amparo contra el Tribunal de origen y ante el Noveno Tribunal en Materia Penal del Primer Circuito y después de un largo litigio el caso que llegó hasta la SCJN.

En el proyecto del ministro Zaldívar explica que en el caso se transgredió el derecho a una defensa adecuada, pues el quejoso rindió su declaración ministerial acompañada de una persona de su confianza, pero no de un abogado. Dicha violación arrogaría como consecuencia  que la declaración preparatoria y ampliada se declarara nula, al igual que todas las pruebas obtenidas de ésta, lo que por ende representaría la reposición del proceso.

Cabe destacar que es muy probable que la Primera Sala opte por la reposición del proceso, pues en la declaración preparatoria no está asentado el nombre del defensor, es decir, de la persona de confianza que presentó el sujeto, ni existen otros datos que precisen quién es, por lo que resulta imposible determinar si dicha persona era verdaderamente un defensor.